Viaje a Setenil de las bodegas


 Domingo Martín
 FEPET. Federación Española de periodistas y escritores de turismo


 

El pasado sábado 18 de julio, y tras pasar unos días en la Cala de Mijas en casa de unos amigos junto a mi pareja, decidimos visitar Setenil de las bodegas.

Hace algún tiempo, escribí un articulo sobre esta localidad de Cádiz que forma parte de la ruta de los llamados pueblos blancos.

Para quien quiera conocer en profundidad las maravillas de este pueblo, les remito al articulo que escribí en su día y que podrán ver pinchando este enlace, Setenil de las bodegas.

Hoy solo trato de valorar mi experiencia.

Mi consejo es que en la medida de lo posible, se evite visitar el lugar durante los meses de julio y agosto, al menos a las cuatro de la tarde, “en mitad de la calor”, siempre será mejor madrugar y parar a reponer fuerzas a la sombra de un lugar como el Bar La Tasca hasta que baje la calor, y poder seguir viendo todo lo que hay que ver en Setenil, que es mucho.

La visita fue breve debido al intenso calor, pero lo que pudimos disfrutar fue fantástico y sin duda digno de visitar, las calles con los techos de piedra, la configuración de las propias calles y la vista general del pueblo sin duda merecen una visita. Esta visita en primavera o en otoño con menos temperatura, será mucho más agradable .

Paramos a comer en uno de esos establecimientos “típicos” de cualquier zona turística de España y nos llevamos una grata sorpresa.

El lugar se llama Bar la tasca y está situado en la calle más turística de Setenil, la calle cuevas del sol 71.

Todo fue una sorpresa, el lugar maravilloso, incrustado dentro de la roca, sitio espacioso, aunque en estos tiempos de COVID con apenas 10 mesas en su interior para respetar las medidas de seguridad.

La temperatura  dentro del local, muy agradable gracias a la brisa que se producía por el cambio de la temperatura del aire a su paso por la gran terraza techada bajo la roca. Aire fresco que ese colaba  a través de la puerta y ventanas siempre abiertas.

La amabilidad de los camareros y la gracia del sur es otro de los puntos a tener en cuenta, servicio esmerado y profesionalidad.

El Bar La Tasca nos iba a seguir sorprendiendo, pedimos un refresco y una copa de cerveza, que nos sirvieron con unas olivas mientras leíamos la carta a través del móvil.

Carta muy completa con carne y pescado como platos principales. Nos decidimos por un rulo frito de queso de cabra con mermelada de frambuesa para compartir y en mi caso un flamenquin como plato principal, mientras mi acompañante se decantaba por una presa ibérica.  El rulo simplemente fantástico de sabor, de diseño y en cantidad, tres piezas como la que aparece en la foto.

Rulo de queso de cabra
Rulo de queso de cabra

El flamenquin perfecto y la presa ibérica fantástica, en definitiva todo buenísimo.

Al final tomando una segunda copa de cerveza, por cierto la cerveza bien tirada y bien fría como tiene que ser, dos cafés con hielo y dos piezas de pan, envasadas individualmente junto a dos bolsas de picos crujientes, nos salio por 35€.

Un regalo si hablamos de la relación calidad precio. Sin duda, un sitio recomendable.

Mi puntuación para el Bar La Tasca es de 7,5.

Un notable alto.

 

Bar La Tasca

Vota tu preferencia
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *