Caminito del Rey

De la edad de bronce nos quedan los yacimientos de dólmenes de Menga, Viera y el Romeralel conjunto dolménico más importante de Europa y Patrimonio Mundial de la UNESCO, y ¡lo tenemos en España!

A este conjunto le dedicaremos otro artículo. Antequera fue conocida como Anticaria por los romanos y como Medina Antaqira por los árabes.

Conquistada en 1410 por Fernando “de Antequera”(de aquí toma el sobrenombre), fue el principal bastión entre los reinos de Granada y de Castilla, y lugar de partida para la conquista de Granada, lo que facilitó su importancia y posteriormente su expansión demográfica.

Está situada en el centro de Andalucía, donde confluyen las principales vías que unen a Sevilla con Granada y a Córdoba con Málaga, y con sus más de 40.000 habitanteses el municipio más grande del interior de la provincia de Málaga, y por su extensión, 749 km2, es el vigésimo cuarto más grande de España, en superficie.

Os aseguro que dispone de tantos monumentos históricos, artísticos y naturales (como El Torcal), que bien podéis programar unas vacaciones a esta maravillosa ciudad. Pero hoy tenemos que hablar del que posiblemente fuera en tiempos uno de los caminos más peligrosos de España: “El caminito del Rey”.

Es una senda aérea construida en las paredes de los Desfiladeros del Gaitanejo y de los Gaitanes(excavados por el rio Guadalhorce), entre los años 1901 y 1905.

Adosado a las paredes verticales de los mencionados desfiladeros, y a unos 100 metros de altura del cauce del rio, tiene una longitud de 3 kilómetros, que en algunos tramos no llegaba a superar el metro de anchura.

Comienza su recorrido en Ardales, cruza el término de Antequera y termina en Álora.

Su construcción nace como una necesidad de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, para tener comunicados los saltos de agua del Gaitanejo y del Chorro, tanto para facilitar el paso del personal de mantenimiento como el de los materiales.

En 1921, para inaugurar el embalse “Pantano del Chorro”, se desplazó hasta aquí el rey Alfonso XIII, teniendo que cruzar el camino construido, lo que dio lugar a que las gentes comenzaran a nombrar a aquel sendero como “Caminito del Rey”, nombre que perdura hasta hoy. En 1953 el embalse cambió de nombre al que tiene actualmente, presa del Conde de Guadalhorce.

Debido a su difícil acceso, solo se puede llegar al inicio del camino a pie, después de caminar un buen rato, puesto que el paraje natural en el que se encuentra está rodeado de montañas con desfiladeros y valles, y rodeado de pantanos.

Se puede acceder por Ardales por el norte, o por Álora por el sur, y para no tener que rehacer el camino hasta donde se haya dejado el vehículo, existe un servicio de autobuses lanzadera que une Ardales con Álora.

Foto de: nattivus.com

Para realizar el recorrido completo, contando los senderos forestales y el tramo de una pasarela a la otra, unos ocho kilómetros, necesitaremos entre cuatro y cinco horas. No está permitido el acceso a menores de 8 años, no hay baños públicos en el recorrido, y tampoco se puede acceder con paraguas, a más de que hay que reservar previamente la visita vía web.

La verdad es que todo aquel que contempla la arriesgada obra de construcción e ingeniería y los esplendidos paisajes que en el entorno se divisan, queda enamorado de esta maravillosa tierra.

Como quedareis vosotros tras ver este detallado video del Canal Turismo de Andalucía. ¡Disfrutadlo! ¡Vale la pena!

 

Vota tu preferencia
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *